Venezuela: una grabación causa terremoto político

No son pocos los que afirmaban que los abrazos entre el presidente Nicolás Maduro y el titular de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, son en realidad una puesta en escena con la que ocultan una férrea lucha de poder dentro del oficialismo tras la muerte de Hugo Chávez.

Los dos hombres fuertes del chavismo tras el fallecimiento del Presidente venezolano el pasado 5 de marzo, insistían desde la oposición, viven en una constante disputa por los espacios de poder.

Y ellos no ahorraban esfuerzos para desmentirlo, acudiendo juntos a actos, fotografiándose abrazados y hasta deshaciéndose en elogios el uno al otro.

No en vano, la unidad fue una de las consignas que ordenó en diciembre pasado Hugo Chávez antes de marchar para Cuba en su batalla contra el cáncer. En el oficialismo, al menos de puertas para fuera, la consigna se ha seguido al pie de la letra.

Dimes y diretes
Eso hasta el lunes pasado con el terremoto político desatado por la emisión de una grabación en la que una voz atribuida por la oposición al conocido comunicador chavista Mario Silva habla de la lucha de poder entre Cabello y Maduro.

Silva, sin aportar pruebas, repasa con un interlocutor de acento cubano casi todos los dimes y diretes sobre supuesta corrupción y peleas internas que sobre el oficialismo llevan algún tiempo circulando.

¿Interviene el G2?
En la conversación grabada participa, según el diputado opositor Ismael García, Aramis Palacios, teniente coronel del servicio de inteligencia cubano, G2.

De acuerdo con lo afirmado por García, la grabación es en realidad un informe destinado al presidente Raúl Castro, “quien orienta y dirige la política de este país”, denunció.

El supuesto Silva dedica buena parte del tiempo a lanzar graves acusaciones de corrupción contra Cabello, al que atribuye también movimientos conspiratorios contra el presidente Maduro.

También parece defender a Maduro pero tampoco lo deja muy bien parado cuando afirma sus temores de que esté siendo manipulado por su mujer, la exdiputada Cilia Flores.
Además, recuerda que Maduro creyó ver su rostro aparecer en las manos de Chávez en un cuadro en el museo en que fueron depositados sus restos mortales.

El enemigo en casa
Entre otros personajes, también arremete contra el exvicepresidente José Vicente Rangel. Pero lo más inaudito, tal vez, sea que señala al yerno de Hugo Chávez y actual vicepresidente, Jorge Arreaza, de ser quien filtraba información sobre la enfermedad del difunto mandatario al periodista Nelson Bocaranda.

En la red social Twitter, Silva tachó el asunto de un “muy buen montaje”. “El sionismo está trabajando bien”, agregó.

Poco después anunció su respuesta en breve en la radio. “Pensándolo bien, mejor respondo esta noche” por su programa La Hojilla, escribió al tiempo que se refirió a los hechos como “bodrio que montó el Mossad israelí”.

“Unidad, Lucha, Batalla y Victoria’ Chávez Dic 12”, escribió Cabello también en Twitter, en una aparente respuesta a la emisión de la grabación en el canal de línea opositora Globovisión.

Fuente : Diario la Hora

Deja un comentario