Túnel ferroviario une Asia con Europa

Turquía inauguró ayer con bombo y platillo, coincidiendo con el 90º aniversario de la República, un túnel ferroviario bajo el Bósforo que une Asia con Europa, un proyecto de un costo de unos 3.000 millones de euros.


Tras 9 años de espera, el ‘Marmaray’, un túnel de 14 km con una parte sumergida de 1.400 m, conectará ambos continentes bajo el Bósforo, joya de la principal metrópolis turca.
El túnel pretende agilizar el tráfico intercontinental que a diario realizan millones de personas de Estambul.


“Marmaray, que fue un sueño durante 150 años, se ha vuelto realidad”, dijo el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, durante una ceremonia ante miles de personas que lo aclamaban.


Marmaray figura entre los ‘megaproyectos’ urbanos de Erdogan, exalcalde de Estambul. Estos controvertidos proyectos alimentaron las protestas contra el Gobierno en junio pasado.

 

Financiamiento

La inauguración coincide con el 90º aniversario de la República turca, fundada por Mustafa Kemal Atatürk.


El primer ministro turco estaba acompañado por el presidente del Gobierno japonés, Shinzo Abe, principal financiero de este puente, que tendrá un costo de unos 3.000 millones de euros.


La idea de construir un túnel bajo el estrecho del Bósforo fue planteada por primera vez en 1860 por un sultán otomano, Abdulmedjid. Sin embargo, por razones técnicas y falta de fondos, hasta ahora no se había materializado.


En los años 1990 volvió a ser relanzado este proyecto por la explosión demográfica de Estambul, cuya población se ha duplicado desde 1998 y supera ya los 15 millones de habitantes.

 


Construcción

Con el apoyo financiero del Banco de Japón para la Cooperación Internacional (735 millones de euros) y del Banco Europeo de Inversiones (BEI) la construcción del túnel pudo comenzar en 2004, gracias a un consorcio entre Japón y Turquía.


La obra, que iba a durar cuatro años, estuvo interrumpida durante mucho tiempo por el hallazgo de una serie de tesoros arqueológicos.


El túnel, un doble tubo sumergido a más de 50 metros bajo el lecho del Bósforo, está concluido y concebido para resistir a terremotos de hasta 9 grados en esta región.


Las autoridades esperan que esta obra, que estará conectada a 75 km de vías de tren nuevas, ponga fin al calvario que viven más de 2 millones de estambuliotas que cada día atraviesan el Bósforo por dos puentes congestionados.

 

Fuente : Diario la Hora

Fecha : 30 de octubre de 2013

http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101584443/-1/T%C3%BAnel_ferroviario_une_Asia_con_Europa.html#.UnF5x_k6KSo

Deja un comentario