Reglamento limita el periodismo y la publicidad

la hora

 

El presidente, Rafael Correa, expidió, a través del decreto 214, el Reglamento a la Ley de Comunicación. El documento, contenido en 89 artículos y 4 disposiciones transitorias, excluye del ámbito de regulación y control los contenidos que formulen los ciudadanos y personas jurídicas en blogs, redes sociales y páginas web personales, corporativas o institucionales, regula el derecho a la réplica, la función de los defensores de audiencias, los códigos deontológicos y la publicidad.
A diferencia del proyecto entregado por el Consejo de Regulación, el Reglamento de Correa limita el concepto de labor comunicacional al periodismo y a la publicidad. Excluye al cine, a la publicación de libros, a las relaciones públicas, entre otros, que sí incluía el proyecto original.
Sin embargo, el artículo 2 dispone que también son medios de comunicación aquellos que operan en Internet y, por tanto, están bajo los mismos derechos y obligaciones establecidos en la Ley de Comunicación.
Se estipula como información de relevancia pública “la que puede afectar positiva o negativamente los derechos de los ciudadanos, el orden constituido o las relaciones internacionales que se difunden a través de los medios”.
Y se advierte que la omisión deliberada y recurrente de información de interés público se configura como censura previa “cuando dicho ocultamiento se hace con el fin de obtener de forma ilegítima un beneficio propio, favorecer a una tercera persona y/o perjudicar a un tercero”. (SC)

 

Sobre hechos delictivos

° El registro de un hecho posiblemente delictivo se puede publicar sólo una vez que haya superado la indagación previa.
“Las empresas de comunicación de carácter nacional podrán desarrollar actividades conexas a la actividad comunicacional en base a estas normas: Las empresas de medios impresos podrán realizar actividades de edición, impresión, y distribución de publicaciones u otros productos impresos. Mientras que las empresas de medios audiovisuales podrán realizar actividades de producción, posproducción, distribución y exhibición de productos audiovisuales”, señala el texto. Además, establece la obligatoriedad de los medios de entregar copias de las noticias publicadas sobre estos temas.
 

Rectificaciones y réplicas

Se agrega que las rectificaciones y el derecho a la réplica pueden realizarse personalmente, mediante una carta, grabación de audio y video. “El medio de comunicación difundirá la réplica o la rectificación en el mismo espacio o programa en el que se difundieron los contenidos que motivaron el reclamo”. Además, se especifica que podrá hacerse en físico o de manera digital.
Los reclamos de ciudadanos a cualquier medio de comunicación lo dirigirán al defensor de las audiencias, por escrito o por la página web del medio, que será gestionada por el defensor de las audiencias. Los defensores de audiencia deberán ser pagados por cada medio de comunicación a través de la Superintendencia de Comunicación.
 

A destiempo

En el documento se ordena a los medios de comunicación que presenten por primera vez sus códigos deontológicos a la Superintendencia de la Información y Comunicación hasta el 31 de diciembre del año en que fue aprobada la ley, es decir, un documento hecho público ayer manda a entregar ese requisito hasta el fin del año pasado (2013). Se deberán publicar todos los actos administrativos, procesales y pre procesales que mandan o autorizan las leyes y sólo en las condiciones que tales leyes establecen.
 

‘Cosmovisión’

Los medios están obligados, según la Ley, a difundir contenidos que expresen y reflejen la cosmovisión, cultura, tradiciones y conocimientos y saberes de los pueblos y nacionales indígenas, afroecuatorianas y montubias. Por ejemplo, en los medios audiovisuales se destinará al menos el 5% de la programación de la franja horaria familiar que va de 06.00 a 24:00.
En medios impresos también se destinará al menos el 5% del total de páginas de cada publicación para la difusión de contenidos interculturales. “Las citas de las expresiones de los integrantes de los pueblos y nacionalidades deberán realizarse en sus idiomas”.

Fuente: La Hora

Deja un comentario