Mujeres alzan su voz contra la explotación petrolera

Sus ojitos miraban con emoción cómo ondeaba la bandera de Ecuador en el extremo de su lanza. “Me gustan las banderas”, decía Naruka, un niño sápara. Su madre, Gloria Ushiwa, representante de las mujeres sáparas del Ecuador, lo trajo desde su comunidad, cercana a la frontera peruana.


Con pequeños pasos avanzaba él, junto a otros niños y cientos de mujeres amazónicas, que llegaron a la capital para rechazar la explotación petrolera. La mirada de Naruka, que significa ‘piedra’, se distraía con cada objeto de la ciudad. Era la primera vez que salía de la selva.


Ayer, la ‘Movilización de las Mujeres por la Vida’, que salió del Puyo, Pastaza, llegó a Quito. Eran las 08:00 y de los buses descendieron las mujeres de las nacionalidades waorani, shiwiar, sápara y quichua, acompañadas de algunas decenas de hombres.


“Somos mujeres guanganas. Venimos caminando. Somos bravas, valientes. No tenemos miedo de nada”… la melodía en quichua salía de los labios de Rosa Vargas, quien, al frente de la marcha, dio el paso para iniciar el recorrido. El sonido agudo de su voz salía con potencia del único parlante de una de las organizaciones locales que apoyaron la marcha.


Las mujeres eran las protagonistas. Las dirigentes, en una sola fila, y seguidas por alrededor de 250 personas, caminaron desde el Puente de Guajaló, en el sur de Quito, hasta el Parque El Arbolito, en el centro. Los gritos en quichua y wao se escuchaban de rato en rato.

 


La movilización

No durmieron mucho. A las 03:00 de ayer salieron de Latacunga para llegar a la capital, con un único objetivo, según dijeron: defender la naturaleza. “La tierra es nuestra madre, por lo tanto es la vida. Por eso rechazamos toda explotación contra nuestra madre”, decía una de las dirigentes.


La marcha fue organizada desde hace dos semanas por las representantes de las diferentes nacionalidades. Los hombres las respaldan.


Sus pedidos son claros: que se detenga la XI Ronda Petrolera, que no se exploten los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT) y que se derogue el decreto ejecutivo 1247, sobre la consulta previa, porque, aseguran, está dividiendo a los pueblos. También exigen que se respete su territorio y proponen crear una nueva categoría de conservación: selva viviente, que debería estar libre de explotación.


No quieren más enfermedades, critican no haber recibido durante décadas ningún beneficio de las empresas petroleras. Igualmente, respaldan a la vicepresidenta de la Nacionalidad Waorani del Ecuador, Alicia Cahuiya, quien ha recibido fuertes presiones por su discurso en contra de la explotación petrolera en la Asamblea Nacional, mientras la mayoría de PAIS daba paso a la explotación petrolera en el Yasuní. (AGO)

 

Entre el cansancio y su lucha

° Telas de todos los colores. Collares de semillas y vertebras de boas. Lanzas waorani con plumas de tucanes. Coronas de fibra extraída de las cortezas de los árboles con más plumas de tucanes, halcones y guacamayos. Uno que otro bastón labrado en madera de los ancianos. Cada mujer y hombre llevaban su distintivo.


Naricha Ushigua, o ‘mujer estrella’, estaba cansada. Durante todo el recorrido cargó sobre su espalda a su hijo de tres años, porque tenía lastimada una rodilla. Caminó dos días para llegar inicialmente al Puyo. Pero el sacrificio no le importó. Estuvo ahí, como madre y mujer, para defender lo suyo. Dormirá en Quito hasta que el presidente de la República, Rafael Correa, les reciba.
 

 

El Dato
No existe un cronograma de actividades. Ayer planificaban realizar una asamblea entre organizaciones de mujeres.

 

Fuente : Diario la Hora

Fecha : 17 de Octubre de 2013

http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101578167/-1/Mujeres_alzan_su_voz_contra_la_explotaci%C3%B3n_petrolera.html#.UmBVAvk6KSo

Deja un comentario