Gobierno apunta acciones judiciales a Sarayaku

gobierno-apunta-acciones-judiciales-a-sarayaku-2014056080230-a5eead214cd9058e5b80257e787839c7

Con un arma de esas características se asesinó a un ciudadano indígena en 2009, en Macas”, dijo ayer el ministro del Interior, José Serrano, al sostener que las armas que portan algunas personas de la comunidad Sarayaku no solo sirven para la cacería de animales.
El Secretario de Estado respondió así a los dirigentes que defienden la tenencia de las armas entre sus habitantes afirmando que estas solo sirven para la cacería de aves.
También aseguró que tomarán acciones legales inmediatas una vez que se tenga el informe policial del operativo de verificación que se realizó el lunes.
“La Policía entregará el parte de la verificación que intentamos hacer el lunes y que fue obstaculizada por ciertos miembros de la comunidad que estaban encapuchados con lanzas y con machetes. Obviamente, a partir de ahí, la Función Judicial tendrá que iniciar la respectiva investigación”, advirtió.
Por su parte, la ministra de Justicia, Ledy Zúñiga, quien ha aparecido junto a Serrano en este tema, anunció que ha solicitado una cita con el Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para asistir con el procurador, Diego García, a informar de las acciones que se están tomando en la comunidad indígena.

Crece el debate


Asambleístas de oposición que conocen el modo de vida del pueblo Sarayaku cuestionan las afirmaciones del ministro Serrano, quien el lunes calificó de paramilitares a los comuneros.
Los legisladores se remontan a la historia de esos pueblos amazónicos, para decir que en muchas ocasiones fueron llamados a defender el territorio ecuatoriano con esas mismas armas que hoy son cuestionadas por las autoridades. “Ahora dicen que son grupos paramilitares, pero cuando había las guerras de Ecuador contra Perú, esos grupos han defendido la soberanía territorial”, manifestó Pepe Acacho, legislador por Pachakutik.
Por su parte, Ramiro Aguilar (independiente) calificó de irresponsable, vana y superficial la afirmación del funcionario. Vana ya que, dice Aguilar, Sarayaku está ubicado en la selva por lo que los indígenas tienen armas de cacería; superficial “porque no hay que olvidar que durante años el Ejército ecuatoriano capacitó a los indígenas del Oriente para defender la soberanía nacional” e irresponsable porque calificar de paramilitar a grupos indígenas armados para cacería constituye el producto de una imaginación desorbitada, aseguró.
Añadió que la comunidad de Sarayaku tiene el derecho de dar protección a los tres sentenciados, a los que catalogó de perseguidos políticos, ya que la Constitución reconoce a los pueblos indígenas un estatus especial, que también es validado por convenios internacionales.

Deja un comentario