El derrocado presidente centroafricano encuentra refugio en Camerún

El derrocado presidente de la República Centroafricana (RC), François Bozizé, se ha refugiado en Camerún tras huir ayer a la República Democrática del Congo (RDC) después del golpe de Estado en su país, confirmó hoy el Gobierno camerunés.

“Sí, reconocemos la presencia del presidente de la República Centroafricana en Camerún”, declaró a Efe por teléfono el ministro camerunés de Comunicación, Issa Chiroma.

“El presidente François Bozizé llego ayer sobre las 6 de la tarde hora local (17:00 hora GMT) en un helicóptero presidencial acompañado de dos de sus hijos y de su guardaespaldas. Y aterrizó en el aeródromo de la ciudad de Baturi, en la Región del Este Camerún”, explicó el portavoz gubernamental.

“En este momento -agregó Chiroma-, se encuentra en la ciudad de Bertua, capital de la Región del Este Camerún”.

En un comunicado leído en la radio estatal camerunesa, la CRTV, el Gobierno indicó que, “después de lo que ocurrido en la República Centroafricana, el presidente François Bozizé se refugió en Camerún en la espera de un país que le acoja”.

Bozizé escapó ayer de Bangui rumbo a la localidad de Zongo, en la RDC, después de que los rebeldes de la coalición Séléka tomaran la capital centroafricana y se apoderaran del Palacio Presidencial.

Tras hacerse con el control de Bangui, el líder rebelde de Séléka, Michel Djotodia, se proclamó ayer nuevo presidente del país.

En enero, se inició en Gabón un proceso negociador entre el Gobierno centroafricano y la Séléka, que culminó con la firma de unos acuerdos de paz el día 11 de ese mes y que contemplaban un alto el fuego y una transición de un año con un gobierno de unidad nacional que no ha satisfecho las exigencias de la rebelión.

Sin embargo, los rebeldes reanudaron su actividad el pasado miércoles, después de haber dado un ultimátum a Bozizé para cumplir una serie de reivindicaciones -retirada de las tropas extranjeras del país y la liberación de presos políticos, entre otras- que expiró el día 20, y avanzaron rápidamente hasta Bangui.

La coalición Séléka, compuesta por cuatro grupos rebeldes, se alzó en armas en el norte del país el pasado mes de diciembre al considerar que Bozizé no había respetado unos acuerdos de paz firmados en 2007.

Estos tratados contemplaban -entre otros asuntos- la integración de combatientes rebeldes en el Ejército centroafricano, la liberación de una serie de presos políticos, y el pago a los milicianos sublevados que optaran por el desarme.

Fuente: Diario el Mercurio

Deja un comentario