CNE entrega padrón oficial, con 11’613.270 electores

imagen 3

El Consejo Nacional Electoral entregó ayer el padrón definitivo para las elecciones seccionales del próximo 23 de febrero. En total, 11’613.270 personas votarán en esta ocasión. Este dato está actualizado hasta agosto del año anterior.
El organismo hizo el anuncio en medio del descontento de los partidos y movimientos, debido a que en la lista sólo constan los nombres de los electores y no sus números de cédula de identidad. La entrega se efectuó en el Salón de la Democracia de la Delegación Electoral del Guayas.
En la actualización del registro consta, según la versión oficial, una depuración. Por un lado, hubo 368.639 nuevos ingresos, que son personas que recién se cedularon. Pero, también se dio de baja a 103.463 cédulas de personas fallecidas que, a su vez, fueron eliminadas de la nómina del Registro Civil. Además, Roxana Silva, consejera del CNE, indicó que se eliminaron 44.147 personas que constaban hace más de 100 años en la base de datos.
El padrón fue entregado a 11 organizaciones políticas nacionales y seis provinciales de Guayas. Al resto se lo hará en el transcurso del día. El organismo entregó el registro en físico y digital. Según el CNE, los números de cédula no constan para evitar el uso doloso.
Los simulacros de conteo de voto y escrutinio se realizarán el 26 y el 29 de enero, a escala nacional. El 2 y el 9 de febrero, en cambio, el simulacro de voto electrónico será en Azuay y Santo Domingo.

 

Voto electrónico

Con este respecto, el CNE ha previsto el sufragio de 935.891 ecuatorianos a través del voto electrónico. En Santo Domingo de los Tsáchilas se utilizarán 1.121 urnas electrónicas para 326.932 electores. En Azuay se instalarán 3.022 máquinas para el uso de 608.766 personas y en Pichincha (zona La Morita, Tumbaco), con dos máquinas para 193 votantes.
El aparato entrega una evidencia física del voto e imprime un comprobante luego, con la información de las opciones escogidas. Luego, el documento es depositado en una urna.
“Ésta es una ventaja que podrá ser utilizada en auditorías posteriores por parte de organizaciones políticas y la ciudadanía”, asegura el consejero Juan Pablo Pozo. Y el vicepresidente del organismo, Paúl Salazar, enfatiza que en el proceso de voto no existe ninguna posibilidad de generar trazabilidad. “En ningún momento se identifica al elector durante el sufragio”.
Para este proyecto se consideró a Azuay por ser la tercera provincia en mayor densidad poblacional, segunda con mayor uso de tecnología en el país y disponibilidad de infraestructura vial desde el casco urbano de Cuenca hacia todos los recintos.

Fuente: La Hora

Deja un comentario