Banda deja dos explosivos cerca de un colegio en Guayaquil como ‘advertencia’

Seis planteles fiscales regresaron a las clases presenciales en el noroeste de Guayaquil, este miércoles, pero lo hicieron en medio de resguardo policial y de la detonación de dos explosivos abandonados por una banda delictiva.

Ambos explosivos fueron dejados concretamente en el exterior de un local comercial, cercano a un plantel ubicado en la cooperativa Balerio Estacio.

Fueron detonados de forma controlada, confirmó el teniente coronel de Nueva Prosperina, Roberto Santamaría, a los medios luego de un operativo efectuado durante el ingreso de estudiantes.

Según Santamaría, los artefactos son de fabricación casera, “son dos circunferencias con mecha lenta que no los detonaron a propósito, porque es una advertencia para que los habitantes cedan a la extorsión”.