abril 1, 2014
0 comentarios
Comparte

Intercambio de disparos entre las dos Coreas

 

 

 

Corea del Norte y Corea del Sur intercambiaron ayer disparos cerca de la disputada frontera marítima y Seúl pidió a los habitantes de las dos islas vecinas ponerse a cubierto en los refugios, cuando se multiplican los motivos de fricción en la península.
“Unos obuses disparados por Corea del Norte cayeron en nuestro lado (de la frontera) y replicamos abriendo fuego”, declaró a la AFP un portavoz del Estado Mayor de los ejércitos surcoreanos.
“De momento, las dos partes disparan al mar”, añadió el portavoz.
Según el ministerio de Defensa en Seúl, el Norte lanzó 500 obuses en tres horas, un centenar de ellos en aguas surcoreanas.
Los habitantes de las islas surcoreanas de Baengyeong y Yeonpyeong recibieron la consigna de ponerse a cubierto, precisó un responsable local.
Un habitante indicó haber oído disparar “decenas de obuses de artillería”.
“Si el Norte toma como excusa nuestra respuesta legítima a los disparos y se lanza en una nueva provocación contra nuestro mar y nuestras islas, tomaremos represalias de forma decidida”, advirtió el Ministerio surcoreano de Defensa.
Corea del Norte había avisado por la mañana que llevaría a cabo ejercicios reales de disparos en el Mar Amarillo, cerca de la frontera marítima.

Disputas mortíferas

Esta frontera entre los dos países ha sido en varias ocasiones escenario de disputas mortíferas.
La última fue en noviembre de 2010. Pyongyang bombardeó entonces una isla surcoreana cerca de esta frontera, mató a cuatro personas y llevó a la península al borde del conflicto.
Bautizada la “Línea del límite del Norte”, la frontera fue dibujada por las fuerzas de Naciones Unidas y de Estados Unidos en 1953, al fin de la Guerra de Corea. El Norte la rechaza y se niega a reconocerla.
“Corea del Norte espera mantener la presión sobre la reanudación del diálogo” en el marco de las negociaciones de los Seis (las dos Coreas, Rusia, Japón, China y Estados Unidos) sobre el cese de su programa nuclear a cambio de una ayuda económica, dijoYang Moo-Jin, profesor en la Universidad de estudios norcoreanos de Seúl.
Según el portavoz del ministerio surcoreano de Defensa, Wi Yong-Seop, Pyongyang “envió el mensaje para dejar claro que sus intenciones eran hostiles”.
“El objetivo es amenazarnos, atizar las tensiones en la frontera en el Mar Amarillo y en la península en general”, estimó.

Fuente: La Hora

admin

admin

Comentarios

No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Escribe un comentario

Sus datos estarán a salvo! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *